Se nota que a éste pivón le mola mamar un buen pollón. Mira directamente a los ojos de su “víctima” y le hace gozar comiendo muy bien sus pelotas hasta que desee meter el churro en caliente. Pedazo de hembra. De bandera. DIOSA.

Te recomendamos más sexo