La Rumana casi virgen

Ella se enamoró de mi cartera y yo de su chocho, culo y tetas; como veis es un buen trato. Quería casarse conmigo, que le presentase a mis amigos como Ivanna, esa chica Rumana que ya estaría totalmente adaptada a España y sería una más de nosotros; el problema es que yo no quería vivir con una mujer que solo me quería por mi pasta por muy buena que estuviera.

Por esa época decidí usarla sexualmente durante un tiempo y luego dejarla cuando me cansase de su culo:

– Guapa, vamos a follar de una vez que siempre me dices que no te apetece.
– Hasta que no nos casemos yo no follo con nadie.
– Pero yo voy a ser tu futuro marido, no seas así chica, si después de casarnos vamos a follar diariamente.
– Bueno, está bien, pero solo esta vez.

Mi experiencia había sido brutal, penetrar un chocho rumano y además virgen. Después de llenarle el chocho de semen me di cuenta de que ella no era virgen, mi dulce amorcito me había engañado; tenía el chochete abierto de par en par.

– Oh amor, no eres virgen, ¿cómo me has podido hacer algo así?
– Si que era virgen capullo, ahora ya no.
– ¡Mientes! yo ya hice ese papel. No sé como podré superar esto, creo que no podré seguir viviendo y me meteré a cura.

Y así fue como la dejé…


aquellarumanaconelchochollenodesemen-2aquellarumanaconelchochollenodesemen-20aquellarumanaconelchochollenodesemen-17aquellarumanaconelchochollenodesemen-16aquellarumanaconelchochollenodesemen-15aquellarumanaconelchochollenodesemen-14aquellarumanaconelchochollenodesemen-13aquellarumanaconelchochollenodesemen-12aquellarumanaconelchochollenodesemen-11aquellarumanaconelchochollenodesemen-10aquellarumanaconelchochollenodesemen-8aquellarumanaconelchochollenodesemen-5aquellarumanaconelchochollenodesemen-4

Te recomendamos más sexo