Hoy estoy especialmente verde, muy cachonda y abandonada por mi marido que está ganándose las lentejas trabajando como un negro. Vendrá el fontanero a arreglar un pequeño escape y a lo mejor algo más. Por supuesto que yo misma he provocado la avería y no será lo único; me siento como una fiera salvaje imparable hambrienta de leche.

Después de revisar el vídeo y ver como casi se masturba delante de mi no puedo evitar tocarme. El próximo día pienso tirármelo.

Te recomendamos más sexo