Estoy en mi habitación de hotel en Córdoba. Estoy masturbándome pensando en Sonia Lemon. De repente escucho unos ruidos en la puerta de la habitación. Salgo sin calzoncillos, con la polla descubierta. Una mujer de negro había forzado la puerta y ya estaba dentro de la habitación. Que hija de puta.

sonandoconvolverteaver

—¿Qué? ¿Vienes a robarme pedazo de zorra? —pregunté.
—Así es. ¿Como has llegado a esa conclusión? —se hizo la graciosa–
—¿Como cojones has entrado? si esto es un puto hotel. —pregunté sorprendido–
Me he follado al recepcionista. —respondió.
—Eres una hija de puta y además tonta. En la habitación no hay nada de valor.
—Pues vale. He visto que la tienes tiesa. Como no puedo llevarme nada y de aquí no me voy sin sacar algo de pasta podemos follar y me das todo el dinero que llevas encima. Es que llevo sin follar desde el domingo.
—propuso.
—Encima de ladrona eres una puta tragona, solo faltaría que fueras del Atleti de Madrid. Mira, voy a aceptar tu propuesta para que no me hagas daño. Mi vida es más valiosa que la tuya, puta.

La puta me sacó 120 euros.puta

sonandoconvolverteaver-11sonandoconvolverteaver-10sonandoconvolverteaver-9sonandoconvolverteaver-8sonandoconvolverteaver-7sonandoconvolverteaver-6sonandoconvolverteaver-5sonandoconvolverteaver-2sonandoconvolverteaver-1

sonandoconvolverteaver

Te recomendamos más sexo