Follando mi chocho virgen

Paso de todos los babosos de mi oficina. Todos los días me paseo con mi faldita bien corta y sin ropita interior provocando, mi chochete depilado se siente feliz así; necesita respirar aire puro. Todos me miran con deseo, incluso Marta, la niña mimada del jefe, que ya se me ha insinuado varias veces. Yo prefiero masturbarme duro, nadie conoce mi chochito virgen como yo.

Cuando llego a casa siempre hago lo mismo, me introduzco mi juguete naranja y me corro varias veces, o eso creo, porque a veces siento tanto que no puedo continuar; es como un placer intenso pero doloroso.

Algún día conoceré a alguien interesante y le dejaré probar mis flujos más íntimos.

follandomeamigusto-1follandomeamigusto-3follandomeamigusto-2follandomeamigusto-5follandomeamigusto-6follandomeamigustofollandomeamigusto-4