Al final, el cuento cambió. Ahora es caperucita roja quién manda, quién coge la sartén por el mango. El lobo feroz le come el chocho (increíble chocho, dicho queda) y le mete el pollón para que caperucita goce como una perra. Uno de esos videos gratis que tanto nos gustan.