casadas

Me Follo A Una Casada Que Le Gusta Ser Humillada

Casada Madurita MILF Le gusta sufrir humillaciones

Esta tipa no sólo tiene marido, novio y amante, sino que además disfruta con verdaderas salvajadas: le quemo con cera, le pongo pinzas en el coño, le meo en el cuerpo; la ato; la azoto y la sodomizo. Enorme video amateur.
VER TODO >>

Una mujer casada y puta como ninguna

Una mujer casada puta como ninguna

No es una mujer normal, como mi novia, que me folla con una tranquilidad pasmosa y un movimiento que es más que rutinario; yo buscaba algo más.

Muchas horas de búsqueda en el tuenti y facebook dieron muy pocos frutos así que decidí pasarme por la discoteca donde están las más putas maduritas de Valencia. En ese tipo de ambientes con ser un tío joven es suficiente para follar a alguna madura y además duro, la que más te apetezca será toda tuya esa noche; no tengáis ninguna duda ya que la desesperación viene unida siempre a la necesidad.

El sitio era muy deprimente: mujeres de 35 a 50 años intentando bailar y provocar a hombres de pueblos de alrededores, que intentaban poner los cuernos a sus mujeres ya que, no iban a ser reconocidos siendo la capital. Mi esperanza y yo somos muy impacientes, ibamos a esperar hasta que se hiciese la luz y ni nada ni nadie iban a deprimirme.

Se acercó a mí una mujer con preciosos ojos verdes que me calaron bien hondo, seguidamente vi su escotazo y se me puso dura; ya sabía que esa noche iba a follar.

—¿Bailas? —preguntó.
—Bailo contigo y nos vamos a mi casa que me has puesto muy cachondo y quiero follarte el culito.
—Estoy casada pero no te preocupes que follar follamos. Invítame a algo, guapo.
—Claro que sí, nena.

La follé tres veces esa noche: dos por el chocho y una por el culo. Ella ni por un momento dudó ni vaciló en negarse a follar, su marido le daba totalmente igual. Estas mujeres viven ancladas en una monotonía donde no tienen nada de sexo, dedican sus días a comer dulces y a auto deprimirse en una vida con un futuro enfocado a ser catastrófico.

Ella ahora me ha propuesto dejar a su marido y que yo sea su novio jovencito cara a la galería, para presumir. Pero puta, ni por casualidad te creas que voy a mantener una relación estable contigo, víbora humana.

VER TODO >>

El chocho de una casada sabe a gloria

El chocho de una casada sabe a gloria

Paseo por mi calle de toda la vida. Se dirige hacia mí una mujer elegante y muy atractiva, lleva tacones; pronto nos veremos las caritas. Si las diosas existieran ella olería a diosa, voy a seguirla. Yo nunca podría estar con una mujer así, estoy seguro, ella nunca se fijaría en alguien como yo, vive en un mundo inalcanzable; yo con niñatas y ella con tíos forrados de pasta. Abre la puerta del portal número 22, me acerco pero me tiembla la voz:

– Hola, buenas tardes – no sabia que decir –
– Hola. ¿Vas a subir?
– No… bueno no sé –
– Hoy estoy solísima en casa, te invito a tomar algo; tienes cara de buena persona.
– Muchas gracias – era todo como un sueño, seguro que ahora la cagaría de alguna manera –

 Un piso verdaderamente increíble, una decoración digna de un alto cargo del gobierno:

– ¿Estás casada?
– Si, lo estoy. Casi siempre estoy sola en casa, mi marido siempre está con sus negocios. Voy a cambiarme.

Estuvo como quince minutos en su dormitorio, esa situación me sobrepasaba, no sabia ni que hacia ahí, creo que ella se había dado cuenta de que la seguía. Sale de su dormitorio especialmente sexy, se ha vestido así para mí, no puedo creerlo:

– ¿Qué? ¿Nunca has visto a una mujer en camisón?
– Sí. Pero nunca a una tan increíble como tú.

Mi polla a día de hoy no es una polla normal, es su polla. Esa mujer es una diosa y yo nada ante ella. Solo nos follamos a escondidas, ella jamás estaría saliendo seriamente conmigo porque no le ofrezco nada estable. Mi cometido en la vida es ser su amante y morir lamiendo su chocho; sabe a helado de staciatella.

VER TODO >>