halloween

Hablando del famoso Halloween

Hablando del famoso Halloween

Por las calles todo el mundo habla de Halloween:

—¿Y tú de qué te vas a disfrazar?
—Yo me haré un bonito disfraz de ama de casa y me quedaré en casa con mis dos hijos para no derrochar en nada que no sea alimento
 —y es que la cosa no está para bromear–

En los súper e hipermercados nos venden calabazas y demás artículos decorativos para celebrar una fiesta que muy pocos conocen y que realmente en España no debería celebrarse, pero ya se sabe, hay que vender algo y las grandes superficies no pueden permitirse caer en la crisis; el euro es el euro. Sacarle el dinero a la gente es más sencillo transformándolo todo en fantasía e ilusión.

Yo como estoy sin un euro no compraré nada así bonito pero he decidido que iré de puerta en puerta a saludar a mis queridos vecinos. Les voy a hacer el “truco o trato” y seguro que me dan caramelos de fresa y dulces de chocolate; espero que este año no me agredan físicamente.

La historia del Halloween se remonta a hace más de 2.500 años, cuando el año celta terminaba al final del verano, precisamente el día 31 de octubre de nuestro calendario. El ganado era llevado de los prados a los establos para el invierno. Ese último día, se suponía que los espíritus podían salir de los cementerios y apoderarse de los cuerpos de los vivos para resucitar. Para evitarlo, los poblados celtas ensuciaban las casas y las “decoraban” con huesos, calaveras y demás cosas desagradables, de forma que los muertos pasaran de largo asustados. De ahí viene la tradición de decorar con motivos siniestros las casas en la actual víspera de todos los santos y también los disfraces.

Después de esta bonita explicación sacada de mi amiga Wikipedia (sin ella yo no sería nadie) os dejo con una guarraza tatuada y disfrazada para la ocasión; esta es mi particular forma de celebrar Halloween con todos vosotros.
VER TODO >>

Jugando a médicos con Marta

Jugamos a medicos?

Seguro que más de uno ha fantaseado con que le atienda una enfermera buena como yo. Y es que llega la noche en que nos podemos aprovechar de nuestras maldades pasando desapercibidos. ¿Alguno dispuesto a ponerme una inyección?

Estoy deseando ver la cara de sorpresa que pondrán mis amigos cuando me vean así disfrazada…

Muchos besitos viciosos y feliz Halloween.

VER TODO >>